Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

jueves, 26 de julio de 2012

Museo de la Autonomía de Andalucía, - II y final. Exposición temporal y Casa de Blas Infante.


Terminada la visita  a la zona permanente, pasamos al lado opuesto del edificio, donde se encuentra el espacio dedicado a exposiciones temporales, ocupado el día de nuestra visita a la titulada “La noticia revelada: premios Andalucía de periodismo fotográfico 1.988-2.011”.


Algunas imágenes de los Premios Andalucía de Periodismo.
Cada imagen incluida en esta muestra monográfica da testimonio de nuestra historia más reciente, en la que comparten protagonismo pequeñas historias de la vida cotidiana con acontecimientos extraordinarios, personajes públicos y anónimos, capturados por el ojo cómplice de una cámara en el lugar de la noticia. 

Esta exposición, abierta hasta el 31 de julio, es un homenaje a los 22 redactores gráficos que firman La noticia revelada: Eduardo Abad (1.988 y 1.992), Francisco Macías Iglesias (1.989), Ángel Doblado (1.990), Rafael Díaz Pineda (1.991 y 2.001), José Emilio Fernández Morenatti (1.993), Pablo Juliá (1.994), Francisco González Pérez (1.995), Juan Carlos Rodríguez Aparicio (1.996), José Antonio García Cordero (1.997), Javier Pérez González (1998), Antonio Sabater (1999), Rafael Benítez Marchante (2.000), José Antonio Sánchez de Lamadrid (2.002), Sergio Caro Cadenas (2.003), José Luis Roca (2.004), Julio Muñoz Agea (2.005), Chema Moya (2.006), Jorge Corrales Zapata (2.007), Marcelo del Pozo (2.008), Antonio Acedo García (2.009), Raúl Caro Cadenas (2.010) y Juan Carlos Vázquez (2.011).

A continuación, en otra zona, vemos un audiovisual dedicado a la biografía de Blas Infante: fotografías de su Casares natal, sus estudios en Archidona y traslado a Sevilla para estudiar Derecho, su regreso a Casares para preparar las oposiciones a notario o su nombramiento como notario de Cantillana. Influye y es influido por el Ateneo de Sevilla, ante el que presenta su obra más importante “Ideal andaluz”, que es publicado un año más tarde, en 1.915. Promueve la Asamblea de Ronda de 1.918 y redacta el año siguiente “El Manifiesto de Córdoba”, donde ya se reivindica el territorio andaluz como nación.
Audiovisual sobre la biografía de Blas Infante.
La dictadura de Primo de Rivera, en 1.923, le hace ser prudente y pide traslado a Isla Cristina, donde vive recluido, pero llevando una muy importante labor de estudio, pensamiento y escritura. De este periodo data su relación con Marruecos, al que viaja en busca de la tumba de Al–Motamid (último rey moro de Sevilla) e investigar los orígenes del flamenco. Esta etapa se prolonga hasta 1.931, cuando se proclama la II República y Blas Infante regresa a Sevilla como notario de Coria del Río. Allí levanta Dar–al–farah (la Casa de la Alegría), donde pasará los últimos años de su vida. 

Vuelve al terreno de la política en unos años convulsos que desembocarían en el estallido de la Guerra Civil el 18 de julio de 1.936. Infante no se mueve de Coria, pues no teme represalias, ya que nunca ha exhortado a la violencia ni a las revueltas, pero el 11 de agosto es fusilado en la carretera de Carmona, "por haberse significado como propagandista para la constitución de un partido andalucista o regionalista andaluz".

En abril de 1.983, el Parlamento de Andalucía reconoce en la persona de Blas Infante al Padre de la Patria Andaluza, como muestra de lo determinante de su concurso en el proceso autonómico andaluz.

Terminada la proyección, cruzamos el extenso jardín (casi 20.000 m2) hasta llegar a la Casa de la Alegría. Ya en la fachada se observan elementos decorativos tomados de diferentes referencias y monumentos del pasado de Andalucía, como los merlones escalonados, las ventanas con parejas de arcos o los paramentos de ladrillo desnudo. La inspiración en al-Andalus, tanto en la construcción como en el nombre, es una constante en esta vivienda singular, que era conocida por los vecinos de Coria del Río con el sobrenombre de "el castillo de don Blas”.
Imágenes de los jardines.
La Casa de la Alegría o "el castillo de don Blas", como la llamaban los vecinos de Coria.
Puerta lateral por la que se llevaron detenido a Blas Infante. 
Vista del Guadalquivir desde la casa.
La casa consta de doce espacios temáticos, distribuidos a los lados y al fondo de un pasillo central. Cuando cruzamos la puerta de entrada, en la primera habitación a la izquierda, el despacho notarial, podemos contemplar una muy lograda proyección con la figura de Blas Infante, tan conseguida que parece enteramente que se encuentra ante nosotros.
Imágenes del pasillo central de la casa, que sirve de distribuidor.
Compaginaba sus obligaciones como notario con el ejercicio de la abogacía, lo que le permitió el contacto directo con los jornaleros de los campos andaluces, a quienes asesoraba y representaba de manera altruista. Durante toda su vida, Infante permaneció en contacto con la dura realidad del campesinado andaluz, sometido por un sistema latifundista y caciquil. Su compromiso le impulsó a trabajar en pos de una reforma agraria que terminara con estas graves diferencias sociales.
Despacho de Blas Infante, con una conseguida proyección holográfica.
La habitación frente al despacho corresponde al antiguo dormitorio de la madre de Blas Infante, doña Ginesa Pérez, habitación que sorprende por su exuberancia decorativa y que marca un fuerte contraste con respecto al sobrio exterior. En este espacio se representan las circunstancias y singularidades de la construcción de la Casa de la Alegría: se levantó sin planos, con Blas Infante ejerciendo de arquitecto, decorador, maestro de obras y contratando él mismo a albañiles y artesanos, muchos traídos de Marruecos. También se ofrecen las claves para comprender la interpretación simbólica que su ideólogo - el propio Blas Infante - imprimió a todo el edificio y su decoración.
Dormitorio de doña Ginesa Pérez, madre de Blas Infante.
Para comprender mejor a Blas Infante es imprescindible conocer el contexto histórico en el que se desarrolló su vida. En el antiguo dormitorio del matrimonio Infante se puede encontrar una banda cronológica en la que se detallan los hitos más importantes de la historia de España, desde finales del siglo XIX hasta la Guerra Civil. Este recorrido histórico ofrece información sobre las preocupaciones de los españoles de entonces, y las circunstancias sociales y políticas que concurrían en una España especialmente convulsa.
Dormitorio del matrimonio Infante.
El comedor de las pinturas murales muestra gráficamente,  la visión que tenía Blas Infante de Andalucía: una tierra marcada por su particular historia que debería volver orgullosa la mirada a sus periodos de esplendor para restaurar el 'Ideal Andaluz'. Las pinturas de esta sala presentan escenas diversas como la convivencia intercultural en tiempos de al-Andalus y las faenas del mar de los pescadores con los que Infante convivió durante su etapa de notario de Isla Cristina.

Comedor de las pinturas murales.
Algunos jornaleros regalaban a don Blas piezas arqueológicas que encontraban durante su trabajo. 
El dormitorio de las hijas es bastante más sobrio en su decoración, no se sabe si porque se quedó sin dinero o porque su señora estaba "hartita" de albañiles. En esta sala, un audiovisual de ficción desvela las claves del pensamiento de Blas Infante a través de  tres personajes contemporáneos a él. Estos personajes son el ingeniero agrónomo y defensor de la filosofía de reparto de la tierra denominada georgismo, Antonio Albendín, el escritor Alfonso Lasso de la Vega y uno de los operarios que trabajaron en la Casa de la Alegría, Alí Qa'ad.
Dormitorio de las hijas.
La antigua cocina de la casa es ahora un espacio expositivo en el que se muestran los logros del autonomismo en el umbral del año 1.936. Se detiene especialmente en el Proyecto de Estatuto de Autonomía para Andalucía, que estuvo a punto de poder instaurarse hasta que el estallido de la Guerra Civil frenó todas las aspiraciones autonomistas.
Espacio expositivo en la antigua cocina.
A continuación de la cocina llegamos a un vestíbulo en el que se encuentra la puerta que Blas Infante atravesó por última vez el 2 de agosto de 1.936 cuando fue arrestado por el sargento Crespo, de Falange Española.
Blas Infante sale detenido de la Casa de la Alegría.
Este lugar es el marco idóneo para rendir un homenaje a aquellos hombres y mujeres que, como Blas Infante, fueron represaliados durante la Guerra Civil y la dictadura.

Al fondo está situada la Sala de las Columnas, el salón de la casa, donde se leía, jugaba, bordaba, charlaba. Su decoración es un batiburrillo de pinturas compradas en El Jueves o pintadas por el propio Infante, cerámicas vidriadas enmarcadas, azulejos de Triana.
Salón de las Columnas.
Junto a la sala se abre la biblioteca, espacio privado y personal que refleja su personalidad polifacética. Sus inquietudes culturales le llevaron a reunir casi 1.500 títulos, de múltiples temáticas:  Economía, Sociología, Historia, Filosofía,  Música, Arte, Arqueología, Filología, Literatura,  Física, Botánica, Ciencias Naturales, Geografía y Religión.  Se da la circunstancia de que cuando deseaba leer un libro que le interesase especialmente que no estuviera traducido al español, estudiaba el idioma en que estuviese escrito el libro hasta conseguir leerlo.
Biblioteca.
Algunos ejemplares originales de las obras de Blas Infante.
Una Virgen tallada en marfil (no recuerdo la advocación) preside la biblioteca.
La biblioteca custodia una pequeña colección discográfica, formada por 45 discos de pizarra, de música arábigo andalusí que Blas Infante consideraba como una de las claves de interpretación para entender la génesis del flamenco.

En la sala de la música se encuentra el piano sobre el que el propio Blas Infante, con la ayuda del maestro Castillo, compuso el himno de Andalucía. Un himno que tiene como punto de partida un canto jornalero que Infante aprendió durante su infancia en Casares (Málaga). Un canto a la esperanza y a la solidaridad que tiene su origen y  su destino en el pueblo. 
Nueva proyección holográfica. En esta ocasión en la Sala de Música.
El aula de Blas Infante, un bloque arquitectónico de nueva construcción, ocupa la antigua vivienda de los guardeses y almacenes posteriores. Se trata de un espacio donde el visitante puede acercarse a los contenidos generales del Museo a través de los medios técnicos con que se ha dotado. Aquí se reúnen todos los ejes temáticos por los que discurre la visita, en una lectura transversal de todos ellos, por lo que ha servido de énfasis y resumen:

- Para saber más. Selección de  vídeos, fotografías y grabaciones sonoras relacionadas con el proceso autonómico andaluz.

- Ventana al mundo. Un lugar donde asomarse al mundo desde Andalucía a través de Internet.

- Biblioteca Blas Infante. Acceso a los libros y escritos de Blas Infante en formato digital.

-  Mesa redonda. Un espacio en el que poner a prueba los conocimientos sobre Andalucía y Blas Infante a través de un juego de preguntas y respuestas.

-  Cuéntanos. Ofrece la posibilidad de grabar un vídeo personal sobre las impresiones de la visita al Museo o bien expresando un deseo, una propuesta o un mensaje relacionado con Andalucía.
Aula Blas Infante.
Finalmente regresamos al exterior a través de una puerta lateral y damos un último vistazo a esta Casa de la Alegría, que tan amable y pacientemente nos ha detallado nuestro guía, Fran, una persona a la que se le nota que trabaja en lo que le gusta. Felicidades "a quien corresponda" por contratar personas así.

Dar al-farah, la Casa de la Alegría.

Hemos terminado la visita al conjunto Museo de la Autonomía-Casa de Blas Infante, un lugar tan desconocido como interesante.

No hay impedimento para personas con movilidad reducida.