Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

sábado, 5 de noviembre de 2011

Plaza de España. Una vista general.

La Plaza de España se diseñó con el fin de representar el emblema de la Exposición Iberoamericana del año 1.929. Considerada como la obra cumbre de la arquitectura regionalista andaluza, fue proyectada por el sevillano Aníbal González, que también ostentaba el cargo de director de la Exposición.

Las obras se iniciaron en 1.914, pese a la oposición de ciertos sectores de la ciudad, que consideraban la obra como “faraónica” e inadecuada para el delicado momento social y económico que atravesaba el país y, particularmente, la ciudad. De hecho, la plaza fue el proyecto más ambicioso y costoso de la Exposición, llegando a trabajar simultáneamente hasta mil operarios en ella.
Fotografía aérea de la Plaza de España.
También se suscitaron rechazos “artísticos” al proyecto. Así, la Academia de Bellas Artes se opuso a la altura prevista de las dos torres de la plaza, porque podían rivalizar con la Giralda, y Forestier, diseñador del Parque de María Luisa, se oponía a la construcción del canal que rodea la plaza, argumentando la crónica escasez de agua de la ciudad. Igualmente contó con gran oposición el añadido de última hora de la fuente central de la plaza, decisión del arquitecto Vicente Traver, que sustituyó a Aníbal González tras la dimisión de éste en 1.926 (las malas lenguas dicen que “lo dimitió” el dictador Primo de Rivera); se opinaba (con razón, según mi opinión) que restaba protagonismo al conjunto de la edificación, que hubiera lucido mucho más monumental si toda la plaza hubiera estado diáfana. 
Vistas de la Torre Norte.
Vista de la plaza desde la entrada de la Torre Norte.
La Torre Sur.
La controvertida fuente central.
Detalle de la fuente.
La Plaza de España es una elipse de doscientos metros de diámetro y cincuenta mil metros cuadrados de superficie, de los que 19.000 están edificados y el resto constituye un espacio libre. Dispone de un canal interior de 515 metros de longitud por el que se puede navegar en barcas de remos de alquiler o en un vaporcito; antiguamente se usaban góndolas, como las venecianas. Sobre el canal (la ría, como se le conoce popularmente en la ciudad) se distribuyen cuatro puentes, que representan los cuatro antiguos reinos de España: Castilla, León, Navarra y Aragón. 
La ría de la Plaza de España tiene 515 metros de longitud.
El edifico central de la plaza, con los puentes de Castilla y León.
Puente de Aragón.
Puente de Castilla.
Puente de León.
Puente de Navarra.
Escudo de Aragón.
Escudo de Castilla.
Escudo de Sevilla.
Escudo de León.
Escudo de Navarra.
Escudos cerámicos de la ciudad de Sevilla y de los cuatro Reinos se sitúan al pie de los puentes.

La zona construida está presidida por un edificio central que encontramos frente a la entrada principal de la plaza, con alas curvas a los lados, que terminan en dos torres (norte y sur), de estilo barroco y setenta y cuatro metros de altura. Entra el edificio principal y las torres se alzan dos edificios (uno a cada lado) que evitan la monotonía del conjunto. Las entradas a la zona construida están cubiertas por una galería, con techos artesonados y baranda de ladrillo y azulejos, de la que parten dobles columnas de mármol que sostienen arcos de medio punto. En la parte exterior, los espacios entre arcos están ocupados por relieves en forma de medallón, que representan españoles ilustres.
Inicio de la galería cubierta en la Torre Norte.
Galería cubierta. Seguro que les resultará familiar
a los seguidores de La Guerra de las Galaxias.
Artesonado de la galería en la Torre Norte.
Artesonado de la galería cubierta a la altura del edificio principal. 
Imágenes de los artesonados de la galería cubierta.
 Entrada del edificio principal.
Artesonado de la entrada al edificio principal.
El Parque de María Luisa desde el edificio principal.
Lados izquierdo y derecho del edificio central. Se pueden observar los cuatro heraldos, de tres metros de altura, junto a los que se sitúan sendos paños de azulejos con los escudos de los cuatro reinos que simbolizan. También encontramos numerosos relieves de las águilas bicéfalas de Carlos I de España.
Un ancho paseo se extiende entre la ría y el muro de la galería. Pegado a este hay cuarenta conjuntos formados por bancos laterales, azulejo mural y azulejo en el suelo, que representan las cuarenta y ocho provincias españolas, más otros cuatro que representan a Sevilla.
Uno de los conjuntos que representan a la ciudad de Sevilla.
Escudo cerámico de la ciudad.
Detalle de la fuente.
En este caso, el motivo central es "El camino del Rocío", situándose
a sus lados el Arco de Mañara y  la Torre de don Fadrique.
Otra de las representaciones de Sevilla.
En este caso vemos el paso del Cachorro, mostrándonos en los
medallones laterales las murallas de la Macarena y los Caños de Carmona.
Aquí podemos contemplar el baile de los Seises en el centro,
con las iglesias de san Marcos y santa Catalina a los lados.
Entrada de uno de los edificios laterales.
Escalera de subida a la primera planta.
Escalera y primera planta.
Bóveda mudéjar de la escalera.
La Plaza de España vista desde la primera planta de uno de los edificios laterales.
El descansillo de la escalera, desde la primera planta.
Detalle de uno de los faroles que adornan la escalera.
Los materiales usados en la construcción de la Plaza de España son los típicos de la arquitectura regionalista andaluza: ladrillo visto, cerámica, hierro forjado y mármol.
El espacio entra los arcos que conforman la galería cubierta encontramos medallones en relieve de cuarenta y ocho españoles ilustres, así como el escudo de cada provincia. Aquí muestro alguno de ellos.
Una vez terminada la Exposición Iberoamericana, los edificios de la plaza pasaron a manos de la Capitanía General que, reducida, aún se mantiene hoy en la zona oeste del conjunto. En la zona este se sitúa el Museo Militar y en la parte de las torres está la subdelegación del Gobierno en Andalucía.

La parte edificada de la Plaza de España consta de tres entradas directas desde el exterior: la Puerta de Navarra (en el edificio más cercano a la Torre Norte), la Puerta de Aragón (corresponde al edificio más cercano a la Torre Sur) y Capitanía General, que es la entrada al edificio central.
Puerta de Navarra, entrada al edificio más cercano a la Torre Norte.
Vista de la Torre Sur entrando por la Puerta de Navarra.
Puerta de Aragón, entrada al edificio más cercano a la Torre Sur.
Entrada principal (Capitanía General).
Entrada principal. Detalle.
La Plaza de España atravesó largos períodos de abandono, en los que el gamberrismo provocó enormes daños, sobre todo en cerámicas y azulejos; incluso la ría se vació, quedando prácticamente como un vertedero durante ocho años. Afortunadamente, en el año 2.009 comenzó la restauración integral del conjunto: se eliminó el muro que separaba la plaza del Parque de María Luisa, se sustituyeron solerías, azulejos, balaustradas de cerámica, forjados y todo signo de deterioro, se cerró al tráfico la comunicación entre las torres y, finalmente, se erigió en la glorieta de su nombre (en la entrada principal de la Plaza de España) una estatua dedicada a don Aníbal González Álvarez-Ossorio. También se colocaron reproducciones de las veinte farolas originales del año 29 de cerámica y hierro forjado (espectaculares) que adornan el tramo de la avenida Isabel la Católica comprendido entre ambas torres 
Monumento a don Aníbal González Álvarez-Ossorio,
en la entrada principal de la Plaza de España.
Detalles cerámicos de la recién restaurada plaza.
Un par de imágenes de las reproducciones
de las farolas cerámicas originales del año 29.
En la actualidad, la Plaza de España es, junto a la Catedral y los Reales Alcázares, uno de los lugares más frecuentados por los visitantes de la ciudad y constituye una de las señas de la identidad de Sevilla. 

Pero no acaba ahí el protagonismo de la plaza, ya que en ella se han rodado varias películas muy conocidas. En 1.962 representó el Cuartel General del Ejército británico en El Cairo para el film “Lawrence de Arabia”, de David Lean. En “Star Wars Episodio II: El ataque de los clones”, de George Lucas, aparecía como palacio del planeta Naboo. Finalmente, este mismo año 2.011 se rodaron escenas de la película “El dictador”, de Larry James y protagonizada por Sacha Baron-Cohen, en la que se nos mostraba como el palacio imperial de un dictador de pacotilla.

En lo negativo, tan solo un par de detalles: los vendedores callejeros de abanicos y pañoletas (se llegan a apropiar de algunos bancos provinciales) y los coches de caballos, que aparte de los "regalitos" que dejan, avasallan a los peatones sin miramientos.

13 comentarios:

  1. Gracias. A mi padre le hubiera gustado leer este blog. Se sabía todas las leyendas de Sevilla. No lo dejes.

    ResponderEliminar
  2. No te preocupes, que mientras siga desempleado continuaré con el blog. De alguna forma hay que llenar las horas.

    ResponderEliminar
  3. Sigue así, un blog de lo más interesante!! Muy buena la información que aportas y las fotografías.
    Un saludo
    Alejandro

    ResponderEliminar
  4. Gracias por los ánimos, Alejandro. De momento la cosa seguirá igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Pepe voy a usar alguna de tus fotos como final para una sesión que tengo que dar en el Hospital. Gracias! :)

    ResponderEliminar
  6. Por supuesto, Isabel. Lo que te haga falta.
    Un beso "mu" grande.

    ResponderEliminar
  7. Pepe gracias por crear un blog tan extendido como este para mi concepto es de un alto nivel cultural pero te ruego que actualices la pagina de creo que faltan detalles y ademas te ruego que no te canses de ampliarla.Un saludo de Joaquin

    ResponderEliminar
  8. Gracias por el comentario, Joaquín.
    He repasado la entrada y veo que me han desaparecido varias fotografías (los duendes de la electrónica), que ya he repuesto. Igualmente, he cambiado de tamaño algunas otras que se veían pequeñas.
    Hay que comprender que con más doscientas entradas, más aquellas en las que ahora estoy trabajando, es imposible repasar todo lo publicado anteriormente, como no sea que algún lector me lo indique.
    Como digo, gracias por el aviso y saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Sabes del teatro que existe dentro de "Capitanía General"? Escribe algo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no tengo ni idea. He estado citado dos veces para visitar Capitanía con un grupo y en las dos ocasiones se tuvo que aplazar; una por obras no finalizadas y otra por una visita oficial no programada.
      A la espera estoy de nueva cita. Ya te contaré.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Muy buen blog Pepe.
    ¿Sabes si se puede subir a alguna de las dos torres? Siempre tuve curiosidad.
    Saludo. Javi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido, Javi.
      Las torres tienen cortado el acceso a partir de la primera planta, es decir, hasta acceder a la galería cubierta, y no tengo ni idea de quién es la responsabilidad para pedir permiso para la visita, ya que en el conjunto hay instituciones de la Junta, el Estado y el Ejército.
      Saludos.

      Eliminar
  11. 12 de mayo de 2014.Mi nombre es Cecilia y soy de Argentina. He estado en Sevillaí este mes de abril pasado. Esta Plaza me ha parecido una maravilla. Te felicito por tu blog y tus fotos. Saludos

    ResponderEliminar