Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 31 de mayo de 2017

Museo Arqueológico de Sevilla, -I. El edificio.

Comienzo aquí una nueva versión de la visita al Museo Arqueológico de Sevilla, muy ampliada con respecto a la anterior, que databa del año 2.011.
Museo Arqueológico visto desde el Pabellón Mudéjar.

La Plaza de América (“de las palomas”, para los sevillanos) constituye uno de los espacios más emblemáticos de la Sevilla de la Exposición Iberoamericana de 1.929. Ubicada en el extremo sur del Parque de María Luisa se edifican en ella tres grandes edificios con motivo de la muestra: el Pabellón de Bellas Artes (hoy Museo Arqueológico), el Pabellón Real (actualmente propiedad municipal) y el Pabellón Mudéjar (ahora Museo de Artes y Costumbres Populares). 
Vista aérea del Museo Arqueológico.
Los tres edificios fueron construidos bajo la dirección de Aníbal González (mediante concurso público nacional) entre los años 1.912 y 1.919, siendo dos de ellos, los Pabellones Mudéjar y Real, típicos del autor, de estilo regionalista y realizados en ladrillo visto (aunque mudéjar uno y gótico el otro), en tanto que el Pabellón de Bellas Artes es renacentista (se le conocía como Palacio del Renacimiento), aunque con abundantes detalles gótico-platerescos, construido con bloques de piedra artificial en vez del ladrillo habitual, lo que provocó que su coste duplicara el del Palacio Mudéjar, de similar superficie.
Ya desde el principio tenían decidido las autoridades que, tras la Exposición, se usara con fines museísticos. Es por ello que González estudió palacios y museos de Europa antes de proceder al reparto del espacio disponible. Prestó atención a dos aspectos principales: la cómoda circulación de los visitantes y lograr el máximo aprovechamiento de la luz natural.
El Pabellón consta de tres plantas (sótano, principal y primera), con cinco paralelepípedos unidos entre sí por galerías porticadas cubiertas, con una portada principal, que da a la Plaza de América y dos fachadas laterales. Son muy utilizadas las balaustradas y los arcos de medio punto, ricamente ornamentados, como elementos decorativos. Una delicada crestería recorre todo el borde superior del edificio.
Puerta principal del museo, realizada en caoba maciza.
Fachada lateral del edificio.
Estatuas y grupos escultóricos fueron asignados, también mediante concurso público, a Lorenzo Coullaut Valera en sociedad con Manuel Delgado Brackembury. Realizaron ocho estatuas de tamaño natural, representando a las Artes, que se sitúan en sendas hornacinas aveneradas de la fachada trasera, cuatro grupos escultóricos (Arte, Ciencia, Trabajo y Genio), inicialmente situados en el Salón Elíptico y en la actualidad en la Glorieta de Covadonga, cuatro Tutti colocados en las cuatro esquinas del edificio, etc.
La Literatura.
La Cerámica.
La Historia.
La Pintura.
En el año 1.941 el Museo Arqueológico se traslada desde el antiguo convento de Merced (actual sede del Museo de Bellas Artes de Sevilla) hasta este Pabellón.
En 1945, el Ayuntamiento cedió su uso al Estado como sede del Museo Arqueológico y tras obras de adaptación, fue inaugurado en 1946. Posteriormente ha recibido varias ampliaciones, desde la ocho salas iniciales hasta las veintisiete actuales. En 1962 el edificio y las colecciones fueron declarados Monumento Histórico-Artístico.
La escultura.
La Arqueología.
Faltan las imágenes de las estatuas de las Artes Industriales y de la Música, que añadiré en una próxima visita.

En  marzo de 2.011 recibió el edificio a una serie de arreglos y mejoras, con el fin paliar el principal problema que padece, que no es otro que el de las humedades y goteras. También se consolidaron elementos ornamentales de la fachada principal. Posteriores visitas confirman el fin de las obras en el exterior, la funcionalidad de las rampas y ausencia de andamios.