Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

jueves, 28 de mayo de 2015

Utrera. Hospital de la Santa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. El Hospitalito.

El Hospital de la Santa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo se encuentra situado justo al lado de la iglesia parroquial de Santiago el Mayor y frente al convento de la Purísima Concepción, muy cerca del Castillo, en el centro monumental de la localidad sevillana de Utrera.
Fachada del Hospital de la Santa Resurrección de Jesucristo (El Hospitalito). 
La idea de construir un hospital para pobres nace en don Lope Ponce de León a finales del siglo XV tras heredar unas casas en la villa de Utrera de su padre, el conde de Arcos. Fallecidos prematuramente don Lope y su hijo don Juan (en 1.483 y 1.505, respectivamente), fue la viuda y madre, doña Catalina de Perea y López de Carrizosa quien, en 1.514, empleó todos sus bienes para formar esta fundación que, tras cuatro siglos, sigue funcionando aunque reformada.
Puerta principal de la iglesia.
Zaguán de la entrada al hospital.
Galería del patio central.
Otras vistas del patio.
Al morir doña Catalina, en testamento lo deja a sus tres sobrinas para que estas a su vez, las cambien por tres cristianos cautivos en Orán: Axa, Fátima y Merién. En el marco de las desamortizaciones de Mendizábal (1.836-1.837) se intentó su expropiación, pero Catalina dejó tan bien amarrado el asunto en su testamento de 1.522 que no puse pudo llevar a cabo. Actualmente está en manos de las Hermanas de la Caridad y en él se cuidan a enfermos sin recursos, particularmente ancianos.
Azulejo dela trianera fábrica de Mensaque con escenas del Quijote.

Tras la edificación inicial se le realizaron posteriormente grandes reformas posteriores, aunque la columnata de mármol blanco con arcos de medio punto del patio central y los pilares de ladrillo de sección poligonal datan de la época fundacional. En la actualidad, el conjunto presenta dos zonas bien diferenciadas; una funcional, dónde se ubica la residencia de tercera edad y espacios de servicio de la casa y otra, la zona noble e histórica, visitable. En esta última merecen ser destacados sus patios, decorados con azulejería mediante la técnica de cuerda seca, con motivos mudéjares y renacentistas, la capilla hospitalaria, la sala de juntas y la sala de enfermos.
Escalera de subida a la planta alta.
En la Sala de Juntas, donde se reúne la hermandad hospitalaria cada Domingo de Resurrección, se pueden ver los retratos del los fundadores así como de los sucesivos patronos.
Sala de Juntas.
Doña Catalina de Perea y López de Carrizosa, fundadora y primera patrona de la entidad.
Los retratos de algunos de los patronos de la fundación adornan la Sala de Juntas.
La iglesia, construida en el siglo XVII, es de las llamadas de cajón, de una sola nave, con bóveda de cañón, falsos lunetos y arcos fajones. La bóveda que hay sobre el presbiterio es de media naranja, levantada sobre pechinas. 
Retablo Mayor.
Remate del Retablo Mayor.
Bóveda de media naranja del presbiterio.
Esta capilla formó parte del Hospital de la Santa Resurrección hasta la remodelación de este para funciones residenciales. De todas formas se sigue conservando una entrada lateral desde el primer patio del Hospital, aunque la entrada principal de la capilla da directamente a la calle.
Cuerpo del retablo.
Cuerpo central.
En el retablo mayor, de finales del siglo XVII, se encuentra una escultura de candelero de la Virgen de la Salud, las imágenes de San Pedro y San Pablo, así como un relieve que representa la Resurrección de Jesucristo.
San Pedro.
Virgen de la Salud.
San Pablo.
Destacan en el lugar los sepulcros gótico-renacentistas de los Ponce de León, don Lope y don Juan, padre e hijo. Posee retablos barrocos, tallas del siglo XVI y objetos sacros muy antiguos. 
Sepulcro de don Lope Ponce de León.
Sepulcro de don Juan Ponce de León.
Crucificado.
Santa Bárbara.
Altar de San José.
Zona de los pies de la capilla, vista desde el presbiterio.
Natividad.
La última escala de la visita es el antiguo comedor, que parece sin uso determinado, en el que vemos un tríptico que representa la Resurrección de Cristo, con la fundadora doña Catalina y una escena de la labor hospitalaria de la fundación. Es de autor y época desconocidos.
Tríptico de la Resurrección.

El acceso para personas de movilidad reducida es, una vez más, imposible, debido al alto tramo de escaleras que hay que subir para poder entrar en el patio.