Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 22 de enero de 2014

Carmona. Iglesia de San Pedro, -I. Exterior.

Ya que acabamos de visitar el Alcázar de la Puerta de Sevilla podemos aprovechar para pasarnos por la iglesia de San Pedro que tan cerca está, según hemos podido ver en fotos anteriores.
Iglesia de San Pedro, vista desde la muralla.

La iglesia de San Pedro tiene su origen en la ermita de Nuestra Señora de la Antigua (capilla de la Virgen de la Merced del actual templo), de cuya existencia se tiene constancia documental desde 1.371, cuando Enrique II ponía sitio a la ciudad en la guerra que mantenía con su hermanastro Pedro I.

La construcción de la iglesia propiamente dicha comenzó en el siglo XV. Durante los dos siglos siguientes se fueron añadiendo capillas laterales, hasta que en el siglo XVIII se realizaron las intervenciones más importantes: se incorporan la bóveda del crucero, se sustituyen las cubiertas mudéjares por bóvedas y se labran las portadas.
Iglesia de San Pedro. Torre y cúpula del crucero.
Los dos elementos más característicos del exterior del templo son la cúpula de la Capilla Sacramental y la estilizada torre.
La cúpula es casi tan vistosa por fuera como por dentro (y digo esto porque, como ya se verá, por dentro es espectacular). El tambor, construido en ladrillo, se muestra con forma octogonal, con dobles pilastras cajeadas separando cada lado, alternando  cuatro ventanas de luz con otros cuatro vanos cegados, en los que podemos observar sendos azulejos cerámicos en tonos azules, que representan a los arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel, así como al Ángel de la Guarda. Sobre el tambor, una cornisa sostiene el chapitel, cubierto de tejas vidriadas que combinan los colores verde, blanco y azul. Corona el conjunto una escultura que representa a la Fe, que sustituyó en fecha desconocida a una imagen en piedra de Santa Andrea. Una limpieza de jaramagos no le vendría mal.
Cúpulas de la Capilla Sacramental (en primer plano) y del crucero.
Cúpula de la Capilla Sacramental y, detrás, la torre.
En 1.783 finaliza la construcción de la torre. De sección cuadrada, mide 8,35 metros de lado y alcanza los 50,5 metros de altura. Se encuentra situada a los pies de la iglesia, adosada a la nave del Evangelio, rematada por un cuerpo de campanas inspirado en la Giralda. 
Torre de la iglesia de San Pedro.
El largo primer cuerpo presenta, de abajo hacia arriba, un vano de medio punto, a modo de balcón, flanqueado por medias columnas rematadas en frontón triangular, realizado en ladrillo, otro rectangular que parece haber sido antes de medio punto, con baranda de balaustre, un balcón geminado de arcos de medio punto, con antepecho abalaustrado de mármol blanco y, finalmente, una ventana rectangular cubierta por celosías. 
Caña de la torre.
A continuación aparece el cuerpo de campanas, muy similar al de la Giralda de Sevilla, con tres arcos medio punto en cada uno de sus frentes, separados por pilastras, siendo los laterales de menor tamaño, sobre los que se sitúan sendos óculos. Siguen dos cuerpos de campanas más, que disminuyen de tamaño a medida que se asciende y un cupulín sobre el que se sitúa la Giraldilla.
Cuerpo de campanas.
Cuando llegamos ante la iglesia, vemos que la entrada a la misma se realiza por la portada del Evangelio. Es de estilo neoclásico, con vano rectangular delimitado por dos pilastras cajeadas, sobre las que se apoya el dintel que, a su vez, sostiene un tímpano compuesto, con curvas y contracurvas, adornado con los símbolos papales, estando el conjunto coronado por una hornacina rectangular vacía.

Portada del Evangelio, lugar de acceso actual.
La puerta principal, a los pies de la iglesia y cegada en la actualidad, es del mismo estilo que la del Evangelio, aunque algo más sencilla, con el tímpano menos adornado; igualmente dispone de una hornacina sin imagen alguna, aunque de arco de medio punto. 
Portada principal, a los pies del templo.
Si seguimos rodando la iglesia llegaremos a un patio cerrado con una reja, en el que observa una nueva puerta, cegada igualmente, con forma de arco escarzano, ante la cual se sitúa una cruz de piedra con aspecto de ser bastante antigua.
Patio.
Cruz de piedra.
Terminada la visita exterior a la iglesia, añado la siguiente fotografía, que pude obtener el último día:
La iglesia de San Pedro desde la calle Extramuros de San Felipe.

No hay problemas para personas con movilidad reducida, siempre que nos abran la puerta del cajón de entrada.