Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

martes, 24 de abril de 2018

2.018. Año Murillo. Parte V. La Casa de los Pinelo.


Hace ya unos años visitamos este bonito palacio renacentista, según se reflejó en las entradas

Hoy regresamos para contemplar cómo ha resultado su inclusión en los Itinerarios Murillo y su relación con el pintor.
Casa de los Pinelo.
En 1.660 se funda en la Casa Lonja la Academia del Arte de la Pintura, de la mano de Murillo y Francisco de Herrera, el Joven. Se trató de primera corporación académica instituida en territorio nacional, con la particularidad sobre las italianas y la parisina ya existentes (mantenidas por ricas familias, el Papado o el rey) de que la academia sevillana se sostenía con fondos aportados por los propios profesores. Esta escasez de dinero, amén de los celos artísticos entre los enseñantes (era legendaria la enemistad entre Murillo y Valdés Leal), provocó que la Academia tan solo siguiera en activo catorce años.
Placa instalada en el Archivo de Indias en recuerdo de la fundación de la Academia de la Pintura.
Las tiranteces entre los profesores aparecieron ya desde el principio. Aunque la idea fue de Murillo y  fue él quien llevó el peso de las gestiones, hubo que nombrar una presidencia bicéfala, ya que Herrera exigió un puesto dirigente. Además, impuso que en la documentación de la Academia, a su nombre siempre antecediera el tratamiento de “Don”, hecho este compartido por otros miembros de la institución, como Pedro Núñez de Villavicencio o Sebastián de Llanos Valdés.
Patio principal, en el que se exponen reproducciones de obras de Murillo.
La relación de la Academia con la Casa de los Pinelo estriba en que fue el germen de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría de Sevilla, domiciliada en este lugar, junto con la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Con motivo del itinerario Tras los pasos de Murillo se exponen documentos y obras artísticas y literarias, tanto originales como reproducciones, relacionadas con el artista. Destaca, en este sentido, el manuscrito que contiene los Estatutos provisionales, actas de sesiones y estados de las cuentas de la Academia de Pintura fundada por Murillo y que pertenece a la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría.
Estatutos provisionales, actas de sesiones y estados de las cuentas de la Academia de Pintura fundada por Murillo.
También podremos admirar reproducciones (de imprenta) de obras del genial artista, con comentarios detallados sobre las mismas, que reproduzco a continuación:
La huida a Egipto.
Hacia 1.645-1.650. Génova, Palazzo Bianco. Procedencia: probablemente, el Convento de la Merced Descalza de Sevilla.
En esta obra de juventud ya se aprecia el interés de Murillo por tratar los temas sagrados con un enfoque naturalista. La Sagrada Familia está captada como unos campesinos que viajan, especialmente por el sombrero y el zurrón de San José. La tensión que muestra el santo se perderá en sus pinturas posteriores de este mismo tema. Jesús aparece representado con pocas semanas de vida, más pequeño de lo habitual en Murillo.

Destaca el realismo con el que se han plasmado el Niño y del burro. El paisaje nebuloso, calmado y cerrado por un lado, anuncia el que se repetirá en sus futuras obras. Los tonos terrosos son los de su primera etapa. En el Institute of Arts de Detroit hay otra versión muy similar.
El encuentro entre Jacob y Raquel junto a un pozo.
Hacia 1.660. Dublín, National Gallery of Ireland. Procedencia: probablemente, colección del marqués de Villamanrique, Sevilla.
Una de las pinturas del ciclo pintado por Murillo que narra la historia de Jacob, es esta hermosa escena de paisaje. Nos ilustra el momento en el que el patriarca, después de un largo viaje desde Canaán para buscar esposa, se encuentra con su bella prima Raquel. Al momento quedó prendado de ella, hasta tal punto que, dotado de una fuerza extraordinaria, pudo abrir el brocal de un pozo para que abrevaran los rebaños de su pariente, y así ganarse su favor.

La tradición pictórica sevillana no contaba con pintores especializados en la temática paisajística, de modo que Murillo tuvo que inspirarse en modelos flamencos, que debió conocer a través del mercado de arte, estampas y grabados.
Jacob pone las varas al ganado de Labán.
Hacia 1.660. Dallas, Meadows Museum, Southern Methodist University. Procedencia: probablemente, colección del marqués de Villamanrique, Sevilla.

Las espléndidas dotes paisajísticas de Murillo se ponen de manifiesto en esta pintura, en la que el dilatado panorama campestre cobra todo el protagonismo. Este telón de fondo enmarca una escena de la vida de Jacob, narrada en el libro del Génesis, en la que se deja traslucir la audacia de este personaje. Su tío Labán le permitió tomar de su rebaño todos los ejemplares negros o manchados, como pago a sus servicios de pastoreo. Jacob llevó a abrevar a los animales frente a unas varas rayadas, tal y como se percibe en la pintura, con el fin de que se aparearan frente a estas, y de esta forma, las crías nacieran manchadas, y así, pasaran a formar parte de su rebaño, como sucedió.
Labán busca los ídolos domésticos en la tienda de Raquel. 
Hacia 1.660. Cleveland, The Cleveland Museum of Art. 
Procedencia: probablemente, colección del marqués de Villamanrique, Sevilla.
En esta pintura se nos narra otro episodio de la vida de Jacob, acontecido durante el viaje de regreso a Canaán con su familia y rebaños. Antes de partir, su esposa Raquel había robado los ídolos domésticos de su padre Labán sin que su marido lo supiera. Nada más percatarse, Labán los persiguió y acusó de robo a Jacob quien. ajeno a esta circunstancia, permitió a su suegro inspeccionar su campamento. El registro fue en vano, pues Raquel, a la que se ve en la pintura a la entrada de una de las tiendas, ocultó los ídolos astutamente bajo sus vestiduras.

Esta escena fue interpretada por Murillo con la destreza descriptiva que le caracterizaba, sobre un espectacular fondo de dilatado paisaje.
Virgen con Niño, santa Isabel y san Juanito. 
Hacia 1.660-1.665. París, Musée du Louvre. Procedencia: 1.786, adquirido por Luis XVI al conde Serrant.
El centro de la escena es Jesús, que acepta el báculo de caña con forma de cruz que le entrega su primo ante la atenta mirada de las dos madres que, con sus piadosas expresiones, dan trascendencia al momento. El cordero bajo el Niño es una premonición de su futuro como redentor, a través su muerte en la cruz. La pintura se completa con un rompimiento de gloria con angelitos del que emergen Dios Padre y el Espíritu Santo en línea vertical sobre Jesús, constituyendo así una Trinidad. Murillo emplea un inteligente juego cromático, otorgando a los personajes celestiales tonos más claros y traslúcidos y dejando las partes terrenales más oscuras y con colores más sobrios.
La Sagrada Familia con san Juanito. 
Hacia 1.670. Londres, The Wallace Collection.
Procedencia: posiblemente, es la Sagrada Familia que Ponz citó en 1.786 en la Catedral de Sevilla.
La escena del encuentro de los santos primos en la huida a Egipto fue frecuente en los pinceles de Murillo. En esta ocasión, la pintura se carga de melancolía al recibir María, de manos de los niños, la filacteria del Agnus Dei, que anuncia que Jesús es el cordero de Dios que se sacrifica por la redención de la humanidad.

La composición se organiza con dos diagonales que se encuentran en el rostro del Niño y se refuerza por el juego de miradas que se entrecruzan y por el límpido foco que los ilumina. Un fondo nebuloso de rápidos trazos cierra la escena. Hay una versión en el Fogg Art Museum de Cambridge (Massachusets) con los personajes de tres cuartos y sin el cordero.
La Sagrada Familia.
Hacia 1.670-1.680. Londres, National Gallery.
En esta pintura se representan las dos Trinidades, la celestial, configurada en un eje vertical por el Padre Eterno, el Espíritu Santo y Jesús, y la terrenal, compuesta por la Sagrada Familia. El Niño, plasmado con una edad algo mayor de lo habitual en Murillo, está algo más elevado que sus padres y entre los tres generan una composición piramidal.

La pincelada es fluida y el colorido está tratado con gran sutileza, otorgando a la imagen de Jesús tonos más propios del mundo celestial, por ser el nexo de unión entre el cielo y la tierra a través de su doble naturaleza, divina y humana. La espiritualidad de la pintura se refuerza en el rostro del Niño, que alza su mirada y la cruza con la de Dios Padre.
Alegoría de la primavera.
Hacia 1.670. Londres, Dulwich Picture Gallery. Procedencia: probablemente, colección de Justino de Neve.
Esta pintura, tradicionalmente denominada Muchacha con flores, pudo formar parte de una serie sobre las cuatro estaciones mencionada en la colección de Justino de Neve. La joven recreada por Murillo representaría a la Primavera, tanto por la exultante energía de la juventud que posee, como por los elementos simbólicos que la acompañan: las flores que porta en su chal y las que adornan el turbante de su cabeza.
Aunque se trate de una pintura alegórica, es también representativa de los personajes protagonistas de las escenas de género que con tanto talento y sensibilidad cultivó el artista, logrando captar, en esta ocasión, la belleza vital y limpia de la joven, muy alejada de las interpretaciones que la han vinculado a contenidos eróticos.
Alegoría del verano. 
Hacia 1.675. Edimburgo, National Gallery of Scotland. Procedencia: probablemente, colección de Justino de Neve.
Esta Alegoría del verano no parece formar pareja con la Alegoría de la primavera de la Dulwich Gallery, aunque sí hubo de integrarse en un ciclo sobre las cuatro estaciones, cuyas compañeras no se conocen en la actualidad.
Murillo representa el período estival a través de un hombre joven que, semidesnudo, muestra un cesto con brillantes frutas veraniegas y cubre su cabeza con un turbante en el que se insertan dos espigas de cebada, símbolos del verano.
Destaca la elevada calidad técnica de la pintura, su complejo cromatismo y el correcto tratamiento de la anatomía del personaje que muestra, en su rostro y en su fisonomía, una plenitud física que se corresponde con el espíritu pletórico de la estación estival.
Terminamos aquí esta visita. Aunque su relación con Murillo está un poco traída por los pelos, cualquier excusa es buena para disfrutar de un paseo por este bonito palacio renacentista, sede, además, de dos importantes Academias sevillanas.