Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

lunes, 24 de julio de 2017

Iglesia de San Luis de los Franceses, -IV. La Cripta.

La siguiente parada del recorrido nos llevará a la Cripta, para lo cual es necesario descender por una escalera situada en el lateral del patio principal. Ocupa el mismo espacio que cubre la iglesia en la planta superior.
Cripta de la iglesia de San Luis de los Franceses.
La intención inicial de este espacio era separar el pavimento de la iglesia de la capa freática del solar, apenas a unos centímetros de profundidad, que provocaba encharcamientos e inundaciones en caso de lluvia. Figueroa aprovechó la ocasión e hizo excavar el piso de forma que quedaran cuatro pilares, reforzados con ladrillos, cuya continuación serían los machones que en el piso superior soportarían la cúpula.

Posteriormente se usó esta cripta como lugar de enterramiento, tanto de hombres (presumiblemente jesuitas y novicios) como de mujeres (probablemente monjas) e incluso de niños y algunos fetos de la época en que fue hospicio.
Durante la restauración del templo han sido encontrados restos óseos pertenecientes a más de doscientos cadáveres, la mayoría de ellos en osarios, y algunos bajo el piso, apenas cubiertos por un lienzo sin caja mortuoria. Como es natural, fueron trasladados a otros lugares para recibir cristiana sepultura.
Aquí podemos observar la escasa profundidad de las aguas subterráneas.
Y aquí algunos de los restos óseos encontrados.
Estas dos últimas fotografías no son mías, pero no logro recordar de dónde las bajé.
En las fotografías podemos observar que esta sala se ordena alrededor de un amplio espacio central, equivalente en tamaño y forma al crucero de la iglesia, circundado por un pasillo curvo que recorre toda la extensión de la cripta. Aquí y allá podremos ver lápidas que se han dejado a modo de ilustración de cómo se situaban los nichos. También se conserva un resto del pavimento original del palacio de los Enríquez de Ribera que ocupó este sitio, seguramente dedicado a bodega o almacén. 
En esta última fotografía se puede observar el piso original del palacio de los Enríquez de Ribera.
Una vez abandonamos la cripta, podemos asomarnos al patio principal desde una de las ventanas:
En la próxima entrada visitaremos la Capilla Doméstica y su sacristía, con lo que finalizaremos el recorrido.


Aquí se pueden leer el resto de entradas correspondientes a esta iglesia: