Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

lunes, 19 de junio de 2017

Museo Arqueológico de Sevilla, -V. El Santuario de Mulva.

Además de las numerosas piezas procedentes del mismo lugar, expuestas en otras salas, la Sala XXIV se dedica a mostrar objetos procedentes de Mulva, la antigua Munigua, yacimiento situado en el término de Villanueva del Río y Minas (Sevilla), que viene siendo excavado desde mediados del siglo pasado por el Instituto Arqueológico Alemán, y que ha proporcionado gran cantidad de epígrafes, esculturas y ajuares funerarios. El núcleo del yacimiento lo constituye un monumental templo, al que se accede por amplias rampas laterales. A sus pies se sitúan el foro y las termas y, alrededor del recinto, una muralla. Todo ello lo pudimos ver en la entrada:
Santuario de Mulva. Villanueva del Río y Minas.
Vista general de la Sala XXIV.

Epígrafe dedicado a Herculano-Augusto. Munigua. Siglos II-III d.C.
Ajuares funerarios.
Esta excepcional escultura está integrada por dos piezas recuperadas en diferentes momentos, en la ciudad romana de Munigua (Mulva, Villanueva del Río y Minas). La cabeza se encontró en 1960, en la piscina del frigidario de las termas de Munigua, y en 1984, se descubrió el torso, desplazado a 25 metros, en una dependencia aneja. La cabeza despertó un especial interés. 
En un primer momento se determinó que podría tratarse de la representación de Hispania, debido a correspondencias estilísticas e iconográficas con otros modelos de esculturas alegóricas de provincias romanas.Tras el hallazgo del torso, se desestimó definitivamente la idea, proponiendo como representación más probable la de una ninfa o la de Afrodita/Venus, inserta dentro del programa escultórico del edificio termal. La ciudad de Munigua, asentada sobre un antiguo poblado ibérico, se vinculó al Imperio Romano en época de Augusto.
Sarcófago. Mulva. Siglos II-III d.C.
Ninfa. Frigidario de las termas, Mulva. Finales del siglo II d.C.
Cabeza del dios Eventus. Termas de Munigua, 120-180 d.C.
Esta magnífica cabeza debió corresponder a una escultura exenta de la divinidad erigida en el Foro de Munigua, según consta en un pedestal costeado por el sevir Lucio Valerio Elio Severo. Remite a un modelo adoptado por Praxiteles en el Capitolio de Roma.
Útiles de adorno femenino.

Estuche de tocador. Mulva. Siglo II d.C.
Compuesto por una cápsula semiesférica y un depósito cuadrangular para contener sustancias de maquillaje, ostenta en la tapa un medallón con tres figuras en pie rodeadas por corona de laurel. Se completa con una paleta rectangular de pizarra de bordes biselados que actúa de cierre y a la vez sirve para moler y mezclar colores, polvos y sustancias grasas. En el depósito cuadrangular aparecen Mercurio, Neptuno y Marte.
Estuche de ajuar médico funerario. Forma rectangular, con departamentos interiores de distinto tamaño. Se acompaña de tapa, formada por una lámina rectangular que encaja sobre una guía formada por las paredes laterales de la caja.
Siglos I-II d.C. Alcolea del Río, Sevilla.

Balsamario de bronce. Tumba número 15. Mulva. Siglo II d.C.
Modelo relacionado con la iconografía del dios Baco joven, aunque no se acompaña de los atributos que permitan dicha identificación. Por el tipo y los rasgos fisonómicos puede relacionarse con la figura de un efebo.
 Figura femenina entronizada, dando de mamar a un crío que sostiene en su regazo. Esta pequeña terracota sorprende por la originalidad de su iconografía y el contexto funerario donde se recuperó. Se halló en el fondo de una fosa sepulcral, en la zona del mausoleo, formando parte de la tumba de cremación de un personaje, posiblemente femenino. Mulva. Siglo II.
Arracadas, sortijas y pendientes de oro.