Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 14 de enero de 2015

Visitando la Catedral, -VIII. Capilla de San Francisco de Asís.

Cuando llegamos ante la Capilla de San Francisco vemos, en el muro frontal, una vitrina en cuyo interior se encuentra un busto de un Ecce Homo, anónimo sevillano del siglo XVII.
Vista general de la Capilla de San Francisco de Asís.

Otra vista de la capilla.
Muro frontal de la capilla.

Ecce Homo. Anónimo sevillano del siglo XVII.

La Conversión de San Pablo. Frans Franken II. Siglo XVII.

El Venerable Contreras protegiendo a los niños cautivos.
José Preciado de la Vega, 1.770.

San Antonio, abad. Anónimo español de mediados del siglo XVII.
Dolorosa. Anónimo de la escuela de Murillo. Siglo XVII.
De nuevo el Venerable Contreras, del mismo autor y año que el anterior.
A sus lados cuelgan seis lienzos de distinto formato que representan, respectivamente, La Conversión de San Pablo, de Frans Franken II (siglo XVII), El Venerable Contreras protegiendo a los niños cautivos, de José Preciado de la Vega (1.770), y San Antonio, abad, anónimo español de mediados del XVII (los tres en el lado izquierdo). Al otro lado, una Dolorosa anónima de la escuela de Murillo (siglo XVII), de nuevo el Venerable Contreras, del mismo autor y año que el ya visto, y una tercera pintura de buen tamaño, que muestra La degollación de San Juan Bautista, de época y autor desconocidos.
La degollación de San Juan Bautista, de autor y fecha igualmente desconocidos.
En el muro izquierdo de la capilla se encuentra el retablo de Santa Teresa, del primer cuarto del siglo XVII, atribuido a Antonio Noguera y procedente del antiguo convento de Montesión. Consta de un solo cuerpo, con la hornacina de la calle central ocupada por una talla de bulto redondo de la titular, escoltada en las calles laterales por relieves con las Santas Justa y Rufina y otras imágenes, entre dos pares de columnas de fustes estriados. En el ático aparece la escena de La Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel.

Retablo de Santa Teresa de Jesús.

Santa Teresa, ataviada como Doctora de la Iglesia.
Calle izquierda del retablo.
Calle derecha.
Ático. La visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel.
El muro de enfrente acoge el retablo de San Francisco, obra de Bernardo Simón de Pineda, de 1.661, en el que se enmarca una enorme pintura que representa La Apoteosis de San Francisco, de Francisco de Herrera, el Mozo, de 1.657, uno de los pocos lienzos que se conocen de este artista. En el ático del retablo se nos muestra La imposición de la casulla a San Ildefonso, realizada por Juan de Valdés Leal en 1.661. El retablo es muy parecido (aunque algo posterior y, por tanto, de mayor categoría artística) a los que el de Pineda realizó para las capillas de Santiago y San Antonio.
Retablo de San Francisco.
La vidriera superior, situada sobre la reja de esta capilla es de Enrique Alemán, realizada hacia 1.475, y en la que aparecen San Antonio de Padua, San Bernardino de Siena, San Francisco de Asís y San Luis de Tolosa. En el interior de la capilla se encuentra otra vidriera, esta de Arnao de Flandes hijo, de 1.546, donde figura San Francisco recibiendo los estigmas.
Vidriera superior: San Antonio de Padua, San Bernardino de Siena, San Francisco de Asís y San Luis de Tolosa. Enrique Alemán, 1.475.
Vidriera inferior: San Francisco recibiendo los estigmas.
Arnao de Flandes, hijo, 1.546.