Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

lunes, 10 de marzo de 2014

Carmona. Convento de la Santísima Trinidad (Descalzas), -II y final.

Continuamos el recorrido iniciado en la entrada anterior.
Cuando salimos de la Sacristía, tenemos la siguiente vista de la iglesia:
Muro de la Epístola.
Muro del Evangelio.
Bóveda de la nave, de cañón con lunetos.
Nos situamos en el crucero y, bajo la espléndida bóveda que lo corona, contemplamos el Retablo Mayor. Está sin dorar ni barnizar (excepto el Sagrario, en el que se hizo una prueba que no gustó). Se inició en 1.755, finalizándose doce años después. Su estilo es de un barroco tardío, ya conviviendo con el rococó.
Crucero, ábside y Retablo Mayor.
Consta de banco, dos cuerpos de tres calles separadas por estípites y ático. En el primer cuerpo, a los lados del manifestador, aparecen San Nicolás Tolentino y San Juan de Sahagún. El segundo cuerpo está ocupado por el grupo de la Santísima Trinidad, que ocupa una hornacina central, con Santa Clara de Montefalco a la izquierda y Santa Verónica Giuliani a la derecha.
Un nuevo relieve de la Visión de San Agustín preside el ático con tallas a sus lados de San José y San Joaquín.
Banco y primer cuerpo del retablo mayor.
Segundo cuerpo.
Ático del retablo.
San Nicolás Tolentino. Primer cuerpo, primera calle.
Santa Clara de Montefalco. Segundo cuerpo, primera calle.
San José. Ático, primera calle.
La Santísima Trinidad preside el retablo.
Un pequeño Crucificado se muestra bajo ella.
San Juan de Sahagún. Primer cuerpo, tercera calle.
Santa Verónica Giuliani. Segundo cuerpo, tercera calle.
San Joaquín. Ático, tercera calle.
(Siento mucho la mala calidad de estas dos últimas fotos por falta de luz).
El altar está cubierto por azulejos en perfecto estado.
La bóveda del crucero es de media naranja, dividida en ocho gajos, con los inevitables bordes ondulados. Se apoya sobre pechinas ricamente decoradas con yeserías en las que aparecen los cuatro Evangelistas.
Bóveda del crucero, de media naranja sobre pechinas en las que muestran los cuatro Evangelistas.
Marcos.
Juan.
Mateo.
Lucas.
Pasamos al otro lado del templo y nos situamos en el brazo del Evangelio del transepto, lugar en el que sitúa el retablo de San Agustín, con igual estructura y de la misma época que el frontero de Santa Mónica. La imagen del fundador de la Orden Agustina es de candelero, de la misma época que el retablo, mostrándose con una maqueta de iglesia en la mano izquierda y una pluma de plata en la derecha. Le acompañan dos obispos agustinos: Santo Tomás de Villanueva y San Alipio, en tanto que en ático se muestra una escena de Bautismo.
Retablo de San Agustín.
Ático.
San Agustín de Hipona.
Santo Tomás de Villanueva.
San Alipio.
Altar y banco de madera tallada.
Tan solo nos queda por ver el retablo de Santa Rita de Casia, de estilo barroco y principios del XVIII. En la hornacina central vemos una imagen de vestir de la popular santa italiana, acompañada por imágenes de San José con el Niño y San Miguel Arcángel. En el ático, una imagen de la Virgen ante un pequeño crucificado que, según las hermanas, es de la misma época del retablo y realizado en la misma madera pero que, como se ve en la fotografía, en la actualidad muestra un color mucho más claro que el resto.
Retablo de Santa Rita de Casia.
Santa Rita de Casia.
San José.
Arcángel San Miguel.
Ático del retablo de Santa Rita de Casia.
Hemos terminado de ver una iglesia conventual típica, con interesantes elementos muebles y, sobre todo, guiados con gran amabilidad y conocimiento por la persona encargada de tal menester.

Plaza del Marqués de las Torres, s/n (frente a la entrada de la Colegiata de Santa María).

Horario de visitas:
Viernes y sábados, de 11,00 a 13,30 y de 16,00 a 18,00 horas.
Domingos: 11,00 a 13,30 horas.

Precios: 1,50 €.

No hay obstáculos para personas con movilidad reducida.