Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 27 de julio de 2011

Capilla de Monstserrat.

Construida por el arquitecto del barroco sevillano Leonardo de Figueroa, entre 1.704 y 1.710, la actual Capilla de Montserrat tiene su sede en la calle Cristo del Calvario, frente a la portada principal de la iglesia de Santa María Magdalena. La portada se atribuye a su hijo Matías José de Figueroa. El conjunto fue reformado posteriormente por Diego Antonio Díaz. 

El origen del culto a la Virgen de Montserrat en Sevilla se remonta al siglo XVI, momento en el que comerciantes catalanes dedicados al comercio con las Indias que por aquel entonces residían en la ciudad fundaron la inicial Hermandad. En un primer momento ocupó la iglesia de san Ildefonso quedando, tras su paso por san Julián y san Pablo, establecida definitivamente en la actual capilla, en 1.939. 
Antigua imagen de la portada de la capilla, en la que se aprecia el deterioro general, sobre todo el de las pinturas de las tres hornacinas, prácticamente desaparecidas.
Anteriormente, el edificio había sido sede de la extinta Hermandad de Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores, que la edificó tras adquirir a los dominicos un viejo patio de caballerizas del convento de San Pablo. 

La alta fachada es de ladrillo rojo, pintada en su mayor parte, excepto en la zona que enmarca la portada, sobre la que forma una moldura barroca. Encima de ésta encontramos tres hornacinas con pinturas al fresco fechadas en el siglo XVIII, cuyo estado era lamentable hasta que en 2.009 fueran magníficamente restauradas por Antonio Díaz Arnido. La hornacina de la izquierda representa a santa María Magdalena, la de la derecha nos muestra a san Juan Evangelista, en tanto que en la central aparece Nuestra Señora de la Antigua y Siete Dolores, primitiva titular de la capilla, con los monarcas Felipe II y Felipe III arrodillados a sus pies, en actitud devota.
Aspecto actual de la portada de la capilla de Montserrat.
Plano más cercano de las tres hornacinas sobre la puerta, ya restauradas.
Pequeña puerta de acceso, junto a la portada principal.
A los lados de la portada podemos admirar dos retablos cerámicos que representan a los actuales titulares de la Hermandad: Nuestra Señora de Montserrat y el Santísimo Cristo de la conversión del Buen Ladrón. 
Retablo cerámico de Nuestra Señora de Montserrat.
Retablo cerámico del Cristo de la conversión del Buen Ladrón.
El edificio se compone de una única nave rectangular, cubierta mediante bóveda de cañón con lunetos (pequeñas bóvedas con forma de media luna que atraviesan los costados de una bóveda de cañón con el fin de introducir iluminación natural al interior) típicos del período barroco. El presbiterio, en cambio, presenta una bóveda vaída o de pañuelo.
Vista del presbiterio desde los pies de la nave.
La capilla está presidida un crucificado con tres clavos, de 192 centímetros de estatura, en el momento de pronunciar la Segunda Palabra, la que dirigió Jesucristo a Dimas (el Buen Ladrón) prometiéndole el Paraíso. Es obra de Juan de Mesa de 1.619. Fue restaurado en varias ocasiones: en 1.851 por Gabriel de Astorga (entre otras cosas, le colocó ojos de cristal) y en 1.928 de nuevo; en 1.968, Francisco Buiza Fernández restauró la corona de espinas y, finalmente, en 1.983, tuvo una nueva intervención a cargo de José Rodríguez Rivero-Carrera.
Retablo principal, neoclásico, con el Cristo de la conversión del
Buen Ladrón, la Virgen de Montserrat y san Juan.
Cristo de la conversión del Buen Ladrón. Juan de Mesa, 1.610.
Está escoltado, en los muros laterales, por los dos ladrones, Dimas y Gestas, realizados en 1.628 por Pedro Nieto Montañés. La Hermandad disponía de otros dos ladrones, tallados en 1.981 por Gabriel Cuadrado Díaz y que dejaron de procesionar en fechas muy recientes. Según me apunta un amable colaborador, ya no pertenecen a la Hermandad, pues fueron enajenados en  2.008, encontrándose en la actualidad en la Ermita de san Dimas, en Aracena.
Los dos ladrones. Pedro Nieto Montañés, 1.628
A los pies del Cristo encontramos las imágenes de Nuestra Señora de Montserrat y de san Juan. La imagen de la Virgen de Montserrat, de 164 centímetros, fue tallada por Gaspar de la Cueva en 1.607; sin embargo, según parece, no quedó a gusto de la Hermandad, que la envió para que la rehiciera, incluyendo nuevas manos, a un discípulo de Martínez Montañés, que se cree pudiera haber sido un joven Juan de Mesa. A lo largo del tiempo ha sido restaurada por Manuel Gutiérrez-Reyes Cano en 1.899 (a causa de un incendio), por Francisco Buiza Fernández en 1.968 y por José Rodríguez Rivero-Carrera en 1.991.
Nuestra Señora de Montserrat, 1.607.
En el muro izquierdo de la nave, más cercano al altar, podemos contemplar el retablo de Nuestra Señora del Rosario, cuya autoría era dudosa, hasta que recientemente se descubrieron documentos que demostraban que fue tallada por Cristóbal Ramos en 1.787, con la curiosidad de que realizó dos obras iguales: una tallada en madera para el culto y otra, realizada en pasta y madera, para salir en procesión.
Retablo de Nuestra Señora del Rosario.
Nuestra Señora del Rosario. Cristóbal Ramos, 1.787.
Frente a este retablo, encontramos otro, dedicado a María Magdalena, que, efectivamente, me confirman que es la misma que acompaña al Cristo el Viernes Santo (ver Comentarios a esta entrada).
Retablo de Santa María Magdalena.
Si miramos a los pies de la nave podremos observar esta perspectiva:
Tribuna de la capilla de Montserrat.
En ambos muros de la capilla se exponen imágenes y cuadros de los que he podido obtener poca información:
Los dos cuadros superiores de ambas fotografías corresponden a la serie de cuatro
 con la temática de "Los Padres de la Iglesia", realizados por  Clemente de Torres.

Todas las pinturas de la capilla son del siglo XVII.
La Moreneta. Copia a escala real de la talla románica
del siglo XII venerada en el Monasterio de Montserrat.
San Juan Bautista y san Juan Evangelista
están atribuidos a Pedro Duque Cornejo.
San Vicente Ferrer, flagelándose. Atribuida a Juan de Mesa,
esta imagen procesionaba antiguamente.
San Nicolás de Bari. Anónimo, siglo XVII.
Bajo la tribuna de la iglesia encontramos, sobre una peana, la escultura de san Isaías. Fue tallada por Vicente Hernández Couquet, catedrático de escultura de la Real Academia de Nobles Artes y estrenó paso en 1.861, procesionando hasta 1.893, año en que fue dañada gravemente por un aguacero. Tan solo volvió a salir, de forma excepcional, en 1.931.
Paso de la Profecía de san Isaías, tal como procesionaba en el siglo XIX.
Ya sobre la pequeña puerta de salida, encontramos esta lápida, que recuerda al marqués de Pickman:

 Con esto, terminamos la visita a esta capilla, pequeña, pero muy bien cuidada y que alberga algunas obras de gran mérito. Quisiera agradecer al cuidador que allí se encontraba el permitirme realizar todas las fotografías que deseé sin ponerme traba alguna.