Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

viernes, 16 de marzo de 2018

2.018, Año Murillo, Parte I. Museo Casa Murillo.

Con esta entrada comienza, aunque no necesariamente de forma consecutiva, el recorrido por los distintos espacios y eventos organizados con motivo del 400º aniversario del pintor más sevillano de todos, Bartolomé Esteban Murillo.
Cartel oficial de la celebración.
No me voy a extender sobre la biografía del pintor, de la que existe abundante información (excepto de sus primeros años), tanto en las redes como en formato bibliográfico. Tan solo apuntaré algunos detalles de su vida que, en el momento de documentarme, me parecieron curiosos. De la misma manera, procuraré incluir lugares no reflejados en el recorrido “oficial” relacionados con él.
En esta pila se bautizó Murillo. Iglesia de la Magdalena.
El primero es el nombre. Siempre creí que Bartolomé Esteban eran nombres de pila del artista y Murillo el apellido de su padre. Sin embargo, el apellido de su padre era Esteban, en tanto que la progenitora se apellidaba Pérez Murillo, por lo que nuestro pintor se llamaba en realidad Bartolomé Esteban Pérez, aunque eligió la combinación por la que es conocido por ser más diferenciadora. Otro detalle a resaltar es que era el menor de catorce hermanos; se ve que en esta época todavía no se había inventado la televisión.
Placa en recuerdo del III centenario del bautismo del artista. 
Iglesia de la Magdalena.
No se sabe cuál fue la casa en que nació, aunque sí que se encontraba en el barrio de la Magdalena. Tampoco su fecha concreta de nacimiento es conocida, aunque debió ser a finales de diciembre de 1.617, ya que se conserva el acta de su bautismo, que tuvo lugar en parroquia de la Magdalena con fecha de uno de enero de 1.618, siendo costumbre en la época acristianar a los infantes pocos días después de su nacimiento.
Registro de bautismo de Murillo. Iglesia de la Magdalena.
Se cree, por parte de algunos eruditos, que intentó un viaje al Nuevo Mundo a los dieciséis años, que parece que no prosperó, aunque llegó a hacer testamento a favor de una sobrina, trámite obligatorio en la época. Tampoco hay pruebas documentales de que viajara a Madrid (ni de su relación con su paisano Velázquez, ya bien aposentado en la Corte) o a Italia, tal como han sostenido diversos estudiosos a lo largo de los siglos.

Museo Casa Murillo.
Antes que nada, y para evitar confusiones, hay que aclarar que el edificio de la calle Santa Teresa, 8, en pleno barrio de Santa Cruz, frete al convento de las Teresas, no es un museo. La verdad es que no sé por qué se le ha denominado así en la publicidad de este Año Murillo. Por otra parte, ¿cuando finalicen los actos del cuarto centenario se seguirá llamando Casa Murillo o volverá a ser utilizada íntegramente como Instituto Andaluz del Flamenco, que ha sido su función hasta el año pasado?
Fachada dela Casa Murillo.
Cuando entramos en la casa, sede habitual del Instituto Andaluz de Flamenco, veremos que la planta baja, distribuida alrededor de un patio  con cuatro galerías y arquería de medio punto sobre columnas de mármol, dispone de varias estancias: en el patio se exponen reproducciones gráficas (de imprenta, no pintadas sobre lienzo o tabla), al fondo, una habitación en la que nos informan, muy amablemente, de los diferentes recorridos y actos que se celebrarán durante el año, incluyendo entrega de mapas y folletos varios y, a la derecha, otra estancia en la que se proyecta el audiovisual Murillo, el último viaje, producido por Talycual y dirigido por José Manuel Gómez Vidal.
Patio central de la Casa Murillo.
Azulejos del patio y panel explicativo.
La planta alta sigue acogiendo el Instituto Andaluz de Flamenco y, por tanto, no se puede visitar. En una sala lateral, accesible desde la calle, se ha instalado una tienda de venta de recuerdos.
Vista general de las reproducciones expuestas.
Entre las reproducciones que podrán contemplarse en Casa Murillo destacan dos autorretratos del autor, una Inmaculada Concepción, La Anunciación, Tres muchachos, Santa Rosa de Lima, Santa Rosalía de Palermo, La Virgen y el Niño y Virgen del Rosario con el Niño.
Autorretrato. Hacia 1.650-55. Frick Collection, Nueva York.
Autorretrato. Hacia 1.670. National Gallery, Londres.
Inmaculada Concepción. 1.662. Museo del Prado.
La Anunciación. 1.665-70. The Wallace Collection.
Tres muchachos. Hacia 1.670. Dulwich Picture Gallery.
Santa Rosa de Lima. Hacia 1.670. Museo Lázaro Galdiano.
La Virgen y  el Niño con Santa Rosalía de Palermo. 1670.
Virgen del Rosario con el Niño. 1.655-60. Dulwich Picture Gallery.
Virgen con el Niño.1650-1655. Museo del Prado.
Por lo tanto, se puede considerar que, si bien no es un lugar en el que ver la obra del pintor sevillano, es el mejor punto para partir, con abundante información, hacia los lugares e itinerarios preparados para visitar nuestra ciudad, con recorridos tales como Las miradas de Murillo, que aproximará a los visitantes a la forma que tenía el artista de observar el mundo que le rodeaba y Tras los pasos de Murillo, que aglutina un total de veinte espacios culturales en los que se podrán contemplar más de cincuenta pinturas originales de Murillo y ochenta reproducciones de sus obras sobre diversos soportes. 

Horario.
De martes a sábados, de 10 a 20 horas.
Domingos y festivos, de 10 a 18 horas.
Lunes cerrado.
Precio: gratuito.