Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad.

Historia, leyendas y curiosidades de nuestra ciudad y sus alrededores

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Iglesia de San Pedro Apóstol, -III y final.

Ya estamos ante el Retablo Mayor. Situado en el presbiterio, se compone de sotobanco, banco, dos cuerpos de tres calles y ático. Tanto la talla como la arquitectura son de Felipe de Ribas, finalizados tras el fallecimiento de éste en 1.648, por su hermano Francisco Dionisio (1.640-1.662), a excepción de la imagen titular, obra de Andrés de Ocampo (1.591). Las esculturas y relieves de las calles laterales representan escenas de la vida del Santo: La entrega de las llaves, Caída de Simón Mago, Pedro Andando sobre las aguas, Liberación de San Pedro, Quo Vadis Domine y La Visión de Joppe
Imagen general del presbiterio.
Primer cuerpo del Retablo Mayor.
La entrega de las llaves.
San Pedro, Papa. Andrés de Ocampo, 1.591.
La Liberación de San Pedro.
La calle central del segundo cuerpo está ocupada por una talla de la Inmaculada Concepción (a pesar de que el contrato original especificaba que debía representar a la Asunción de la Virgen) y, sobre el ático, Cristo Crucificado.
Segundo cuerpo del Retablo Mayor.
La caída de Simón Mago.
Inmaculada.
Quo vadis domine.
Ático del Retablo Mayor.
San Pedro andando sobre las aguas.
Crucificado. Obra documentada de Francisco Dionisio de Ribas.
La visión de Joppe.
En los muros laterales del presbiterio cuelgan lienzos que nos muestran un Apostolado, fechado en la primera mitad del siglo XVII y cuatro obispos santos de finales de ese mismo siglo.
Muro derecho del presbiterio.
Muro de la izquierda del presbiterio.
Entre el púlpito izquierdo y la puerta de la sacristía se halla otro retablo gemelo del situado en el lado contrario, del mismo autor y época, dedicado en este caso a la Inmaculada. La talla de la Virgen se encuentra rodeada por tablas pintadas de los arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael, junto con el Santo Ángel de la Guarda en los lados, situándose encima una escena de la Sagrada Familia.
Retablo de la Inmaculada. Siglo XIX..
Inmaculada Concepción. Siglo XVIII.
Cuatro arcángeles y una imagen de la Sagrada Familia rodean la talla de la Inmaculada.
Comenzamos el regreso por la nave del Evangelio. En la cabecera encontraremos la Capilla de Nuestra Señora del Pilar, con retablo neoclásico de 1.922, presidido por una pequeña imagen de candelero (1,15 metros, incluida la nube con querubines sobre la que se asienta), vestida al estilo sevillano, datada en los años cuarenta del siglo XVIII y atribuida a Benito Hita del Castillo. A los lados vemos a San José con el Niño y San Nicolás de Bari; a los pies Santiago rezando y dos figuras durmientes que fueron agregadas en 1.763.
Capilla de la Virgen del Pilar.
Retablo de la Virgen del Pilar. Siglo XIX.
La autoría de la imagen es atribuida a Benito Hita del Castillo, en el siglo XVIII.
Las imágenes de San José con el Niño y San Nicolás de Bari 
se sitúan sobre ménsulas a los lados del retablo.
Bóveda de la capilla de la Virgen del Pilar.
Muro izquierdo de la capilla.
Muro derecho, con pintura de Santiago en la batalla de Clavijo y lápida conmemorativa de la restauración de la capilla en el año 1.922, sufragada por Antonio López Sánchez. 
El origen de la Hermandad que la tiene por titular se sitúa en tiempos de la Reconquista y corrió a cargo de los caballeros aragoneses que acompañaban a Fernando III. Hasta 1.696 solo se permitía el ingreso de los nacidos en el Reino de Aragón, abriéndose en esa fecha la inscripción al resto de la población.
La Capilla del Cristo de Burgos es la siguiente. Se encuentra presidida por la imagen titular, obra de Juan Bautista Vázquez, el Viejo, realizada en 1.572-1.573, lo que le convierte en el más antiguo de los titulares de las Cofradías sevillanas, a excepción, quizá, del Cristo de la Vera Cruz, de autor y fecha desconocidos. Acompaña al crucificado la Virgen Madre de Dios de la Palma, del siglo XIX, atribuida hasta hace poco a Juan de Astorga y considerada actualmente realizada por Manuel Gutiérrez-Reyes Cano. A su derecha se sitúa imagen de San Juan Evangelista y a los pies talla de Niño Jesús fechada en el siglo XVIII.
Capilla del Cristo de Burgos.
Cristo de Burgos, el titular más antiguo documentado de las Cofradías de la ciudad.
Tallado por Juan Bautista, el Viejo, entre 1.572 y 1.573.
Detalle.
Virgen Madre de Dios de la Palma. Siglo XIX.
San Juan Evangelista. Talla Moderna.
Niño Jesús. Siglo XVIII.
Entre esta capilla y la próxima se nos muestra, sobre una peana de madera adosada al muro, una imagen de Santa Ángela de la Cruz.
Santa Ángela de la Cruz.
Seguidamente se sitúa la Capilla de la Virgen del Rosario, flanqueada por San Rafael y el Ángel de la Guarda. A sus pies hay una urna con pequeña imagen de la Inmaculada y en el ático San Juan Nepomuceno y dos ángeles del siglo XIX; tanto el retablo como las imágenes están datadas a principios del siglo XX, excepto la titular y los dos ángeles, que son del XVIII y la pequeña Inmaculada, del XVII.
Capilla de la Virgen del Rosario.
Vista del muro sobre la capilla.
Virgen del Rosario. Siglo XVIII.
Cuerpo del retablo.
En el ático aparece San Juan Nepomuceno.
En el muro vemos una pintura de la Virgen con el Niño y ángeles, del tercer cuarto del XVII, atribuida a Llanos Valdés.
La última sobre el muro del Evangelio es la Capilla Bautismal,  de planta cuadrada y bóveda de crucería, en cuyo centro se dispone la pila bautismal, sobre la que luce un pequeño crucificado. Al fondo se ven tres puertas de estilo gótico-mudéjar y, en lado izquierdo, bajo una vidriera que representa El Bautismo de Jesús, la talla de un ángel, poco lograda, que sostiene un cirio.
Capilla Bautismal.
Capilla Bautismal.
Finalmente, y al igual que sucedía en la nave de la Epístola, a los pies de esta nave del Evangelio encontramos el retablo de Santa María de la Paz. Fue restaurado en el siglo XIX a partir de tablas pintadas al óleo por Pedro de Campaña sobre 1.540, feligrés que fue de esta parroquia durante su estancia en Sevilla.  


Retablo de Nuestra Señora de la Paz.
En la tabla central se sitúa una pintura de mayor tamaño de la Virgen y la leyenda: SANTA MARÍA DE LA PAZ; además, esta pieza fue firmada por el autor: “PETERVUS-KAMPANIA-FACIEBAT”. Las tres tablas rectangulares del sotabanco muestran la escena de la Anunciación de la Virgen, en el centro y, a los lados, retratos del donante, el jurado Pedro de Santiago Ferriol, y su familia.
Santa María de la Paz. Pedro de Campaña, 1.540.
A la izquierda del retablo, entre éste y el cajón de entrada, hay una imagen del Sagrado Corazón de Jesús que, al igual que la Virgen de Fátima del otro lado de la puerta, se encontraba expuesto anteriormente en la Capilla Sacramental.

En la actualidad, la iglesia de san Pedro es sede de la Hermandad del Santísimo Cristo de Burgos y de la Hermandad de Gloria de Nuestra Señora del Pilar.
En esta iglesia fue bautizado el pintor Diego Rodríguez de Silva Velázquez, vecino de la calle Morería, el 6 de junio de 1.599. En 1.899 el Ayuntamiento de Sevilla colocó en su interior una lápida conmemorativa del hecho.
Como comentario final, añadir simplemente que la iglesia está magníficamente cuidada, sin humedades ni manchas de ningún tipo. Las figuras, metales, retablos y óleos se ven perfecto estado, fruto seguramente de un cuidado exquisito. Tan solamente echo de menos una orientación sobre el contenido, ya que ninguna de las capillas o altares está rotulado; por lo demás, de sobresaliente.